Archivo de la etiqueta: alma

Un aperitivo de Fernando Pessoa.

Fernando Pessoa fue un escritor hecho a retales,absolutamente completo,complejo y humano.
Al leer fragmentos de sus obras me adentro en el todo,hago las paces con la humanidad,me siento parte del universo.Me hace sentir acompañada,haciendo visible la luz en el calabozo que me creé poco a poco,o donde sea que me encuentre.Tengo que decir,eso sí,que gracias a la constancia y ayuda ahora me encuentro simplemente en el salón de casa,y mi mente está hoy día en el mismo lugar que mi cuerpo,juntos por fin.
Pero bueno,volviendo a lo que íbamos,no sé si sabréis de su  habilidad para utilizar heterónimos.Fernando Pessoa fue un maestro en este arte que a diferencia del pseudónimo,usado tan solo para firmar una obra con nombre ficticio, supone la completa creación de un personaje “autor”,de una persona con fecha y lugar de nacimiento,personalidad,historia propia e ideales.Un personaje creado para crear desde un ángulo “ajeno”,un alter ego,pura magia y malabarismo.
Encima Pessoa no parió uno ni dos heterónimos,sino decenas y decenas.Bernardo Soares,Fernando Reis…
Pessoa,el que es y no es.

Esto es un fragmento de “El libro del desasosiego” de Bernardo Soares (Fernando Pessoa,a través de uno de sus heterónimos).

“Envidio –pero no sé si envidio– a aquellos de quienes se puede escribir una biografía, o que se pueden escribir la propia. En estas impresiones sin nexo, ni deseo de nexo, narro indiferentemente mi biografía sin hechos, mi historia sin vida. Son mis Confesiones y, si nada digo en ellas, es que no tengo nada que decir. ¿Qué tiene alguien que confesar que valga o que sirva? Lo que nos ha sucedido, o le ha sucedido a todo el mundo o solo a nosotros; en un caso, no es novedad, y en el otro no es cosa que se comprenda. Si escribo lo que siento es porque así disminuyo la fiebre de sentir. Lo que confieso no tiene importancia, pues nada tiene importancia. Hago paisajes con los que siento. Hago fiestas de las sensaciones. Comprendo bien a las bordadoras gracias a la amargura, y a las que hacen punto de media porque hay vida. Mi tía vieja hacía solitarios durante lo infinito de la jornada. Estas confesiones de sentir son solitarios míos. No los interpreto, como quien usase cartas para saber el destino. No los ausculto, porque en los solitarios las cartas no tienen propiamente valor. Me desenrollo como una madeja multicolor, o hago conmigo figuras de cordel, como las que se tejen entre los dedos estirados y se pasan de unos niños a otros. Sólo me preocupo de que el pulgar no estropee el lazo que le corresponde. Después, vuelvo la mano y la imagen resulta diferente. Y vuelvo a empezar. Vivir es hacer punto de media con una intención de los demás. Pero al hacerlo, el pensamiento es libre, y todos los príncipes encantados pueden pasear por sus parques entre zambullida y zambullida de la aguja de marfil de pico al revés. Punto de ganchillo de las cosas… Intervalo… Nada… Por lo demás, ¿con qué puedo contar conmigo? Una acuidad horrible de las sensaciones, y la comprensión profunda de estar sintiendo… Una inteligencia aguda para destruirme, y un poder de ensueño ávidamente deseoso de entretenerme… Una voluntad muerta y una reflexión que la arrulla, como a un hijo vivo… Sí, punto de ganchillo…”


La futura muerte de nadie.

Ese día despertarás tras seis horas de chirrío dental en tu descampado con sábanas,en la última ciénaga.Habrás reformado y fumigado con tu aura verde botella,esquina por esquina,para eliminar cualquier resto de verdad posible en el ambiente.Tú nunca fallas,lo sabes todo sobre el arte de mimetizarse.

Sí,despertarás tan normal con tu gesto inerte,adornado con virutas de tabaco adheridas a tus escamas,por ese sudor inocuo e inservible que jamás ha desechado la mierda que has ido acumulando a lo largo de tu empalagosa película.Tus filias más oscuras,tus favoritas,desde tu infancia han ido formado un equipo en tu mente con el papel más decisivo.Hace tiempo acordaron el cese de toda depuración corporal,y así eres.En tu interior hay cabida para lo inimaginable y lo lamentablemente imaginable.

Recuerdo que siempre te has considerado un ser melódico,cosa graciosa,lo de un ser.Podría verse así, un cuerpo que es un piano revendido hasta el desgaste de las patas y el violín chirriante de imitación,como la mente envilecida que tienes.

Violín.Violar.Volar.

“Volemos juntos cariño ¡mi amor! Seamos los dos.Aceptémonos,yo lo hago contigo.Tan solo tú y yo,en la mierda,con nuestras mentes, difíciles,diferentes,quiero cuidar tu mente y que tú cuides la mía.Los demás no existen”

Jamás.

Violas,lo haces.Violas almas,y no,las mentiras no tiene alas.Y drogas cuando mientes,como quien droga a personas para conseguir entrar en ellas,tú mientes a personas para poder entrar en ellas. ¿Qué eres? No sé qué eres.Simplemente no eres.

Por cierto ¿Al final quién no existe? Pues tú.Tú eres el que no existe,el que no ha existido nunca.Tu muerte no será muerte pues lo que nunca ha existido nunca desaparece.

Te despertarás sabiendo que ha llegado el día,sin lugar a ninguna duda,sin lugar para el asombro,e intentarás vestirte para la muert.Pero ya no importará qué ropa elijas,tu disfrute llegó a su fin.Pondrás los pies en el suelo,el peso de la culpa encorvará tu blanda espalda obligando a tu cabeza a bajar.Solo tendrás derecho a ver la mierda que se va posando en el suelo.

Cada una de tus víctimas se ha llevado consigo un tajo desgarrado de ti pegado a su zapato,cosa que poco a poco te ha ido empequeñeciendo.No te preocupes,tendrás ataúd a tu medida,una caja de algún par de zapatos tuyos,de esos que utilizaste para pisar lágrimas,ahogos y tiempo de otras personas que tenían más derecho a elegir que tú.Ladrón de tiempo,de etapas,de vidas.

Tus ojos sádicos,tan opacos,de mirada ausente y malsana,enrojecerán adquiriendo el color de la sangre que envidiaste en otros.Un velo viscoso te nublará la vista,y ya no volverás a ver tus faneras,no podrás admirar esa caricatura diabólica que has fabricado con calma,con mal gusto y paciencia,con retales que has ido arrancando,historias inventadas,robadas,deformadas como tú.

Se abrirá una ventana de golpe,entrará la poca luz despistada que aún no oyó hablar de ti.Aparecerá un viento conocido,entre rancio y dulce repleto de reminiscencias con una renovada fuerza de sonrisa que te arrancará la piel,despacio,roce a roce.Tu piel,un profiláctico,por algo quemabas tras el uso intenso y continuado.Eso nos sirvió,a nosotras nos salvó tu piel de condón sesentero,salimos ilesas de aquella violación mental.Yo tengo nada tuyo,no tengo ni el recuerdo de haber sentido tu verdadera piel,y es que ahora sé que no tenías.Y bueno,el trozo de carne pegado a mi zapato se desprendió al salir para siempre de tu casa,entre el séptimo y octavo paso. Ya no debo seguir contando cómo será tu muerte,me lo estaría inventando,ahí terminó nuestro sueño,somos bastantes.No se sabe cómo terminarás,pero con toda seguridad será ese día ¿Te suicidarás? ¿lo harás instantes antes del inevitable final? tú verás,aunque no siento decir que ni por esas lograrás ser la leyenda que soñaste.

Todo acto tendrá su consecuencia.Nada que ver con castigos divinos,nada que ver con venganzas.Si pasas una hoja afilada por tu piel te cortarás,así va la cosa.

Es la realidad.Puedes intentar rechazarla,manipularla,ocultarla.Podrás fingir que no la conoces e incluso llegar a creer que lo haces.Buscar disfraces,escondites,y dará igual,ella siempre está,siempre ha estado,estará,no hay otra cosa,somos realidad y jamás podrás huir.No podrás esconderte.

Abajo pintura de Edvard Munch.

el envilecido